Letra J Inicio Contacto  
 
 

 

 

Jesse James

El pistolero más famoso del Oeste

 

 

 

Jesse Woodson James nació el 5 de septiembre  de 1847 en una granja de lo que hoy es Kearney, en Missouri. El mito habla de un chico pobre que se vio abocado a caer  en la delincuencia, pero no fue así. Su familia tenía un buen nivel social y era muy culta. Su padre, Robert, era granjero y pastor de la iglesia baptista, aunque al poco de nacer James se contagió de la "fiebre del oro" y partió hacia California, donde murió de pulmonía sin encontrar una pepita. James y sus hermanos , Frank y Susan, quedaron al cuidado  de su madre Zerelda.

 

Al poco tiempo, en 1855, Zerelda se casó con un médico, el doctor Reuben Samuel, propietario de grandes extensiones de tierras, adyacentes a las de su granja. Toda la familia se dedicó a cuidar una de las mejores plantaciones de tabaco del Estado y llegaron  a tener hasta siete esclavos. Jesse se llevaba fenomenal con el nuevo esposo de su madre. Lo consideraba el padre que nunca había tenido. Iban a pescar y a cazar juntos y tenían largas conversaciones.

 

Enrolado, con su hermano, en el ejército sudista

 

Missouri era un estado esclavista y, cuando los americanos se enzarzaron en su Guerra Civil, en 1861, Zerelda y su marido no dudaron en dar soporte al Ejército Confederado, partidario de mantener la esclavitud. En 1864, Jesse, con solo 17 años, y su hermano Frank se unieron a la guerrilla sudista liderada por William Quantrill, quien formó su propio destacamento que, además de atacar a las fuerzas de la Unión, robaba diligencias y cometía todo tipo de tropelías hasta que lo declararon fuera de la ley. En 1865, cuando acabó la Guerra Civil, Jesse intentó rendirse a las fuerzas unionistas, pero le dispararon. Herido, fue atendido en casa de sus tíos, bajo los cuidados de su prima, Zerelda Mimms, una chica de 19 años de la que se quedó prendado. Ella también se enamoró de su aventurero primo.

 

Al año siguiente, Jesse y su hermano volvieron a su rol de forajidos formando la "James Band" junto a otros seis miembros de la cuadrilla de Quantrill. El 13 de febrero de 1866 atracaron su primer banco, en la ciudad de Liberty. Era la primera vez que una banda armada robaba un banco tras la Guerra Civil y sería el único de una cadena  de audaces fechorías que les llevaría a asaltar una infinidad de bancos, siete trenes e innumerables diligencias en los estados de  Virginia, Alabama, Arkansas, Iowa, Kansas y Minnesota. Al menos quince asesinatos se le atribuyeron directamente a Jesse James.

 

La leyenda de que robaba a los ricos para dárselo a los pobres nació de que él mismo justificaba sus robos, en cartas que enviaba a los periódicos, como una revancha de los Confederados "y para devolver a mi gente lo que se llevaron los del norte". La realidad es que Jesse James robaba a los ricos porque eran los que tenían el dinero y los únicos pobres que se beneficiaban eran los bandoleros.

 

Casado con su prima, con la que tuvo dos hijos

 

Las gentes del sur lo consideraban un héroe de la causa y hacían guardia ante la casa de Zerelda Mimms cuando Jesse iba a ver a su enamorada. En 1874, se tomó un descanso de sus actividades delictivas y contrajo matrimonio con su prima en Kansas City. La prueba de su relativa impunidad, pese a la persecución de la famosa agencia detectives Pinkerton, fue que la pareja viajó de luna de miel al Golfo de México. El matrimonio se instaló en una pequeña cabaña  en las afueras de Kearney, bajo los nombres de Mary y Thomas Howard, y se dedicaron a ser granjeros unos meses. Allí nacería su primogénito, Jesse Edward, en agosto de 1875, que, con los años, sería abogado. Cuando en 1879 nació su segunda hija, Susan, hacía tiempo que Jesse había vuelto a las andadas.

 

 

 

Una sustanciosa recompensa de 10.000 dólares

El 7 de septiembre de 1876 fue clave en su vida. La banda robaba el First Nacional Bank de Northfield (Minnesota) y Jesse mató al cajero. Pero los ciudadanos del lugar respondieron a tiros, matando a tres de sus miembros mientras el resto resultaron heridos y capturados. Los hermanos James lograron huir y, con su banda desmantelada, permanecieron una temporada escondidos. Jesse se trasladó con su familia a Nashville, en Tennessee, donde nadie les conocía, bajo la falsa apariencia del granjero Thomas Howard.

 

Los hermanos James no tardaron en formar una nueva banda. Entre los nuevos se encontraban los hermanos Charlie y Robert Ford, los luego famosos "cobardes" de la película de Brad Pitt. En 1979, reemprendieron sus fechorías hasta que, en 1881, asesinaron al conductor del tren que estaban asaltando. El gobernador de Missouri decidió que ya no podía más y emitió un bando -los famosos "Se busca"-, en el que ofrecía 10.000 dólares por la captura de Jesse James "vivo o muerto". Era la mayor recompensa ofrecida hasta la época. Jesse volvió a intentar pasar desapercibido alquilando una casa en Saint Joseph, cerca de donde había nacido, una pequeña población que era el último puesto de abastecimiento antes de adentrarse en el "Salvaje Oeste". Allí se llevó a su familia y a los hermanos Ford.

 

Pero Robert Ford no era de fiar. se puso en contacto con el Gobernador, ofreciéndole sus servicios a cambio de la sustanciosa recompensa. Él mismo describió con todo lujo de detalles los acontecimientos de aquel 3 de abril de 1882 en una carta dirigida al Gobernador: "Era por la mañana, primero fuimos a comprar los periódicos, como de costumbre. Volvimos a la casa hacia las ocho y nos sentamos en la sala". Los dos hombres comentaron las noticias "hasta que la señora James nos dijo que el desayuno estaba preparado". Según Robert, Jesse podría haberle matado en cualquier momento si hubiera tenido sospechas de la traición, como había hecho anteriormente con algún otro miembro de la banda. Pero Robert confiaba en que "no me iba a matar allí, en presencia de su mujer y sus hijos".

 

Asesinado, a traición, cuando tenía 34 años

Extrañamente, según confesó Robert, Jesse se quitó su cinturón con los cuatro revólveres que siempre llevaba encima y lo tiró en la cama. "Era la primera vez en mi vida que lo veía sin su cinturón, supongo que lo hizo para hacerme ver que él no sospechaba nada". Para Jesse no era el momento ni el lugar para ajustar cuentas, pero Robert no tenía tantos escrúpulos: "Me enseñó un cuadro en la pared. Está sucio. me dijo, y empezó a quitarle el polvo. Lo tenía allí, de espaldas y desarmado. Era la oportunidad. O lo haces ahora o él te matará esta noche". Desenfundó su revólver y le apuntó a la cabeza: "Escuchó el clic al amartillar el arma, pero en cuanto empezó a girarse apreté el gatillo. La bala le entró por detrás de la oreja y cayó como un tronco. Muerto". Jesse James tenía 34 años. Condenado a morir en la horca, el Gobernador indultó a Robert y le pagó la recompensa que acabó con el bandido más famoso del Oeste.

 

 

 
 

 

Copyright©2019 GloriaCP.

Todos los derechos reservados. Prohibida cualquier reproducción.