Letra I Inicio Contacto

 

 

 

 

 

Isabel Allende

Gran dama de la literatura hispanoamericana

 

 

 

Usabel Allende Llona nació el 2 de agosto de 1942 en Lima (Perú), donde su padre, el diplomático chileno Tomás Allende Pesce -primo del presidente Salvador Allende- estaba destinado. De su matrimonio con Francisca Llona Barros "doña Panchita", nacieron dos hijos más: Juan y Francisco. En 1945, su madre se divorció y volvió a Chile con sus tres hijos, instalándose en casa de sus padres, que tendrían una influencia decisiva en la carrera literaria de Isabel. Al poco, Francisca se enamoró de Ramón Huidobro, otro diplomático, al que la escritora consideraría su verdadero padre. No vio nunca más al biológico hasta que, a los 28 años, tuvo que identificar su cuerpo en la morgue.

 

Expulsada de las monjas ursulinas de Santiago

 

En la capital de Chile, Isabel estudió en un colegio de monjas ursulinas, del que la expulsaron por montar un concurso de calcetines, aunque, según ella, "fue una excusa; me echaron porque mi madre se había separado de mi padre y mantenía una relación con el hombre que luego sería mi padrastro. Para las monjas, era un escándalo". Cuando murió su abuela espiritista -de la que ella dice que le enseñó a ver la existencia como algo mágico-, su abuelo declaró luto permanente. "Entonces terminaron la música, la alegría, los postres y las flores", escribió en una ocasión. Rebelde y bromista, el día de su Primera Comunión protagonizó una divertida anécdota: "Las monjas me dieron un listado de pecados para que confesara los que había cometido. No me acordaba de los míos y tuve la idea de confesar los más graves pensando que así me perdonarían los menores". Confesó ser adúltera, entre otros pecados de igual rango, y acabó con la boca lavada con jabón. Poco después, la familia se mudó a La Paz (Bolivia) y Líbano, donde estudió en colegios anglosajones. Para entonces ella ya había leído las procacidades del marqués de Sade, el tórrido "El amante de Lady Chaterley" y narraciones de las orgías de Calígula. En 1958, debido a la crisis del canal de Suez, ella y sus hermanos volvieron a Chile y empezó una costumbre que no ha perdido en el curso de los años: escribir cada día una carta a su madre. A los 15 años, conoció a un apuesto ingeniero llamado Miguel Frías, con el que se casó cuando tenía 19 años. En 1963, nació su primera hija, Paula.

 

El golpe de Pinochet

 

Diplomada en periodismo, trabajó para las Naciones Unidas en la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en Santiago y, durante 1964 y 1965 vivió en Bruselas y Suiza con su marido y su hija. En 1966, regresó a Chile y nació su segundo hijo, Nicolás. Autora de dos cuentos infantiles, fue redactora en la revista femenina "Paula" y tuvo un programa de entrevistas en la televisión chilena. Aquella vida perfecta se truncó el 11 de septiembre de 1973 con el golpe de estado del general Augusto Pinochet que derrocó a Savador Allende, que salió muerto (no se sabe si lo mataron o se suicidó) de la Casa de la Moneda. Dos años después , se exilió con su familia en Venezuela, donde trabajó para el diario El Nacional de Caracas y publicó su obra teatral "La casa de de los siete espejos". Separada temporalmente de su marido, en 1978 se instaló en España, pero no se encontró bien en nuestro país porque "en aquel momento yo era una "sudaca", una palabra bien fea que te soltaban a la cara. Era pobre, no tenía dinero, ni trabajo y era difícil que me alquilaran un apartamento con un visado de turista. Me volví porque no lo podía resistir". A lo largo de los 13 años que vivió en Venezuela trabajó como administradora en un colegio y entrevistó a Pablo Neruda, poeta ligado a su infancia, que le aconsejó: "Como periodista eres demasiado imaginativa, te inventas las cosas y las engrandeces de tal manera que resulta difícil reconocerlas. Lo tuyo, niña, es la literatura. Dedícate a ella, te irá mejor". Aquellas palabras y una carta que empezó a escribir a su querido abuelo un 8 de enero de 1981, cuando le dijeron que estaba moribundo, fueron el punto de arranque de "La casa de los espíritus". Aquella primera novela se convirtió en "best-seller", ya que ha vendido más de 13 millones de ejemplares. La historia se llevó al cine con Jeremy Irons, Meryl Streep, Glenn Close y Antonio Banderas como protagonistas. Tras conocer al actor español, Allende explicó con su habitual desparpajo que había tenido con él "sueños eróticos. Una vez soñé que estaba desnudo sobre una tortilla mexicana, le echaba guacamole y salsa y lo enrollaba para comérmelo". Banderas interpretó la versión cinematográfica de "De amor y de sombra", su segunda novela. Una obra que, como todas las que ha escrito después, empezó un 8 de enero, su fecha fetiche.

 

 

 

 

La terrible experiencia de la muerte de su hija

Tras 25 años de matrimonio, se divorció de Frías, pero al poco, en la presentación de uno de sus libros en California, conoció al abogado americano Willie Gordon, con quien se casó en el verano de 1988. "Nos apoyamos el uno en el otro. He tenido mucha suerte al encontrarlo", ha dicho Isabel, que ha fijado su residencia en una bonita casa en San Rafael, con, con vistas a la bahía de San Francisco. Se separaron en 2015.

 

Convertida ya en una autora de éxito que viajaba por todo el mundo promocionando sus libros, Allende vivió en diciembre de 1991 una experiencia trágica y devastadora que cambiaría su vida: su hija, Paula, afectada de porfiria (una enfermedad metabólica rara e incurable que afecta al sistema nervioso y se transmite genéticamente), ingresó en un hospital de Madrid con un ataque de delirio, convulsiones y vómitos. La joven cayó en coma y, cuando éste se hizo irreversible y los pronósticos no vaticinaban nada bueno, la escritora se la llevó a su casa de California, donde Paula falleció un año después, el 6 de diciembre de 1992. "Durante su enfermedad empecé a escribir. Fue como una catarsis y, al recopilar lo que había hecho, lo estructuré y dos años después publiqué "Paula", un libro con el que hice las paces con el dolor", explicó sobre uno de sus trabajos más famosos. Al poco tiempo, ella y su marido vivieron el drama de la desaparición de una de las hijas del abogado, Jennifer, después de años enganchada a las drogas, adicción que también han sufrido los otros dos hijos de Gordon. Pese a esas duras pruebas, Allende nunca ha llegado a perder su optimismo y vitalidad: "A todos en la vida nos toca una cuota de desgracias, pero en mi caso ha sido compensada con cosas extraordinarias". Cuatro años después, creó la Fundación Isabel Allende en honor a su hija para apoyar los derechos fundamentales de las mujeres y los niños, ya que Paula había trabajado como voluntaria en comunidades marginales como psicóloga y educadora.

 

Hasta la fecha ha escrito algunas de las mejores novelas editadas en castellano: "Eva Luna", "Retrato en sepia", "La isla bajo el mar", "Hija de la fortuna", "El cuaderno de Maya"... Autora de 19 libros de los que se han vendido 57 millones de ejemplares y traducidos a 35 idiomas, Allende tiene 12 doctorados internacionales y más de 50 premios, como el Nacional de Literatura de Chile y el Hans Christian  Andersen.

 

Cirugía estética

Según los críticos, esta mujer coqueta que, dos veces al año se hace tratamientos para quitar arrugas y manchas y que periódicamente pasa por el cirujano plástico, escribe novelas en las que plasma sus propias vivencias personales y familiares, adornadas con detalles fantásticos, sentimentales, políticos o de actualidad. Su éxito radica no tanto en lo que cuenta sino en cómo lo cuenta. A sus 75 años, con la fama y el éxito intactos y rodeada de su clan familiar, al que ella adora, piensa seguir escribiendo ya que "nunca pude pensar con lógica, ni hacer un puzzle, pero si puedo armar toda una historia a partir de la nada".

 

 

 
 

 

Copyright©2019 GloriaCP.

Todos los derechos reservados. Prohibida cualquier reproducción.